Ben & Jerry’s acompaña su éxito con activismo - Ventus Leasing

Ben & Jerry’s acompaña su éxito con activismo

Ben & Jerry’s no solo destaca por sus sabores, sino también por su firme compromiso con el activismo social y político. Mientras que otras compañías se alejan de tomar posturas, Ben & Jerry’s ha convertido su activismo en un importante ingrediente para su éxito empresarial.

Fundada en 1978 por Ben Cohen y Jerry Greenfield en Vermont, la misión social de la empresa se origina en los valores inculcados durante su crianza en la década de 1960. Rompiendo con las normas de la industria, el dúo comenzó a usar la producción y venta de helado para respaldar causas sociales a fines de la década de 1980, a pesar de las advertencias iniciales de que podría dañar sus ganancias.

Para 1999, Ben & Jerry’s reportó increíbles ventas de $237 millones de dólares, demostrando que un modelo de negocio socialmente consciente puede ser rentable. Hoy en día, la mayoría de sus ventas provienen de la venta de helado empaquetado en supermercados y tiendas de conveniencia.

Ben & Jerry’s opera bajo el principio de ‘Prosperidad conectada’. A medida que la empresa prospera, también lo hacen sus comunidades. Este enfoque fue evidente cuando en 1984, la empresa buscó inversionistas para su primera instalación de fábricas. Ofrecieron acciones exclusivas a los residentes de Vermont, lo que reflejó su compromiso de devolver a la comunidad que impulsó sus inicios.

 

En 1985 establecieron su fundación, Ben & Jerry’s Foundation, la cual recibía el 7.5% de las ganancias anuales antes de impuestos de la empresa y consolidó aún más su compromiso con proyectos orientados a la comunidad.

 

En el 2000, Unilever adquirió Ben & Jerry’s por $326 millones de dólares, negociando que se mantuviera su mesa directiva independiente. A pesar de enfrentamientos ocasionales con la postura de Unilever sobre el activismo, Ben & Jerry’s ha hablado abiertamente de su situación en redes sociales, ganando atención por sus declaraciones.

 

Sus declaraciones, sin embargo, vienen con sus desafíos. En 2022, la decisión de dejar de vender productos en territorios ocupados por Israel generó controversia y enfrentó críticas de diversas partes. Sin embargo, Ben & Jerry’s mantuvo su compromiso con sus valores.

 

Ben & Jerry’s no se detiene con sus declaraciones públicas; también integra la justicia social en cada aspecto de su negocio. Desde la obtención de brownies de una panadería en Nueva York que emplea a personas con barreras laborales hasta el uso de ingredientes certificados de comercio justo, la empresa asegura que su impacto se sienta desde la producción hasta el consumo.

Los sabores de edición especial a menudo colaboran con organizaciones sin fines de lucro, demostrando que Ben & Jerry’s no es solo un defensor vocal, sino que también pone sus ganancias a una buena causa.

 

Cuando Ben & Jerry’s criticó la decisión del presidente Biden de enviar tropas a Ucrania, el CEO de Unilever cuestionó la experiencia de la empresa en política exterior. Ben & Jerry’s respondió, enfatizando que no es necesario ser un experto en política para promover soluciones pacíficas. 

 

En marzo de 2024 se anunció que Ben & Jerry’s va a partir de Unilever para ser independiente otra vez. Con alrededor de 215 heladerías independientes en Estados Unidos, Ben & Jerry’s sigue siendo una fuerza sólida en el activismo empresarial. A medida que crece la demanda de marcas social y políticamente conscientes, es posible y se espera que otras empresas sigan su ejemplo al expresar sus posturas en línea.

 

Ben & Jerry’s demuestra que el activismo puede ser un ingrediente clave en la receta del éxito empresarial. Al unir la justicia social con su identidad de marca, la empresa continúa atrayendo clientes, impulsando ingresos y estableciendo un estándar único de responsabilidad corporativa. 

 

Fuente: “How Ben & Jerry’s Activism Helps Scoop Up Customers | WSJ The Economics Of”. YouTube, publicado por Wall Street Journal. Junio 15, 2022. https://www.youtube.com/watch?v=-L0QyO8SClY